DIRECTORIO       SECTORES       CONTACTO    Consulte más empresas y publicaciones en nuestro nuevo Directorio:
 » Directorio » Sectores »  Paisajismo, Agricultura y Cosechas » Cosechas y Bodegas » Consejo Regulador  


 

Consejo Regulador de la D.O. Navarra
Rua Romana, s/n
31392 OLITE (Navarra)
Tel. 948 741 812 - Fax 948 279 452
www.vinonavarra.com

 
 

Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra

Situada en una zona geográficamente privilegiada para el cultivo de la vid, entre Burdeos y La Rioja, Navarra posee un clima y un suelo idóneo que hacen posible una madurez perfecta de las vides.
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra es el encargado de velar por la calidad de todos los caldos amparados bajo esta denominación.

Los vinos tintos de Navarra son afrutados, con cuerpo y un buen equilibrio entre el grado alcohólico y la acidez. Los rosados, delicados al paladar y con gran persistencia. Los blancos, frescos y con un aroma floral delicado.

Navarra ha sido tradicionalmente un feudo para los vinos rosados, pero durante los últimos años los vinos tintos les han ido ganando terreno y los crianzas y reserva se han ido haciendo un hueco en el mercado.

En la actualidad, la D.O Navarra cuenta con alrededor de 105 bodegas, una cifra que puede variar porque este año ha habido nuevas solicitudes. En sus 18.300 hectáreas de viñedos se producen alrededor de 6.500 kilos de uva por hectárea. Sólo las 35 bodegas que se han unido a la denominación de origen durante estos últimos cinco años ya elaboran unos 36 millones de litros de vino al año.

Aumenta la venta de vinos de reserva y crianza

La misión principal del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Navarra es el control de la procedencia de las uvas y el vino, verificando que efectivamente sean de la comunidad de Navarra “para que no se comercialicen bajo la denominación de origen vinos que no sean correctos”, explica su presidente, Álvaro Marino. También vela por la mejora de la producción, controlando las podas y el contenido sulfuroso de los vinos. Su tercera función es la promoción de los vinos con D.O Navarra.

Para este año, se ha marcado como objetivo aumentar en un 10% la comercialización de sus vinos y para lograrlo se están realizando campañas publicitarias con ayuda del gobierno de la comunidad de Navarra y una serie de acciones de promoción en ferias determinadas.

Evidentemente, la producción dependerá del cielo -hay que tener en cuenta que las condiciones climatológicas provocan unas diferencias del 30% entre cosechas-, aunque la productividad media por hectárea es de unos 6.500 kilos de uva.

La calidad de los vinos navarros se refleja en el excelente balance comercial de 2003. Bajo la D.O Navarra se han vendido 48 millones de litros. Estas cifras suponen un crecimiento cercado al 8% respecto al año anterior. “Teniendo en cuenta que 2003 fue un año complicado económicamente, tanto en el exterior como en España, con las exportaciones a medio gas, son unos cifras importantes”, destaca Álvaro Marino. Además, no sólo se ha crecido en volumen de litros, también se ha dado más valor añadido a los vinos con D.O Navarra porque se comercializan más vinos de crianza, reserva y grandes reservas, representando un volumen que ha superado con creces los 10 millones de litros el pasado año. “Una buena cifra, teniendo en cuenta que son vinos de alto precio”, apunta el presidente del Consejo Regulador.

El éxito de los vinos de Navarra se debe, en buena medida, a la apuesta que han hecho las nuevas bodegas por la tecnología y a la introducción de nuevas barricas que mejoran la calidad final.

Como en otras denominaciones de origen, uno de los principales problemas es la sobreproducción. Según Álvaro Marino, “en los últimos años se han plantado 4.000 nuevas hectáreas y hay que digerirlos, pero es un problema normal del sector, porque cuando se plantan nuevos viñedos se hace con vistas a 75 años”. En la actualidad, estos excedentes se cifran entre 15 y 17 millones de litros y se venden a granel como vino de mesa, lo que significa unos precios sensiblemente inferiores a los de la denominación de origen. “Es necesario seguir teniendo un control sobre la producción, lo que va en defensa de los bodegueros y el consumidor”, señala Marino, “y tenemos que seguir haciendo promoción de la marca navarra, aunque deben ser las bodegas las que hagan el esfuerzo de posicionarse bien dentro del sector”.

Actualmente, el 60% de la producción se vende en el mercado nacional y el resto se dedica a la exportación, cuyos principales mercados son países no productores de vino como Gran Bretaña y Alemania, además de EE.UU, dónde hay mucha demanda de vino español.

Denominación de Origen Navarra

Tradicionalmente, el tipo de uva más abundante en Navarra fue la garnacha. Ya existía antes de la llegada de la filoxera, a finales del siglo XIX, y se generalizó como variedad interesante en esta provincia a partir de las repoblaciones que se llevaron a cabo posteriormente, injertadas sobre pie de origen americano resistente al insecto. Sin embargo, el Consejo Regulador ha conseguido una importante renovación del viñedo y las bodegas adscritas a él han introducido de nuevo el tradicional Tempranillo, después de años de estudios de adaptación, además de otras variedades de prestigio de otras zonas vitivinícolas como el Cabernet-Sauvignon, Merlot y Chardonnay.

En la Denominación de Origen Navarra se engloban cinco subzonas vitivinícolas diferenciadas entre sí por circunstancias de clima y suelo: Baja Montaña, Tierra Estella, Valdizarbe, Ribera Alta y Ribera Baja.

En todas ellas hay una serie de variedades de uva autorizadas por el Consejo Regulador, de las cuáles la Garnacha y el Tempranillo son las más utilizadas.

En las variedades tintas, las principales son Cabernet-Sauvignon, Graciano y Tempranillo, aunque también se autorizan la Garnacha Tinta, Merlot y Mazuelo. En los vinos blancos la más utilizada es la Viura, pero también se recogen la Chardonnay, Garnacha Blanca, Malvasía y Moscatel de grano menudo.

Siguiendo la estela de este esfuerzo innovador, en septiembre del pasado año los vinos embotellados de la Denominación de Origen Navarra renovaron su imagen con el estreno de nuevos distintivos enumerados de garantía y control del Consejo Regulador (contraetiquetas, tirillas y precintos de garantía). El nuevo diseño se basa en la introducción del logotipo que ya constituía la identidad corporativa, que recoge una escena que representa el traslado del mosto a un tonel, una imagen recogida de una clave (punto de unión de los arcos) del claustro de la catedral de Pamplona.

 
 
   


Estudios de Prensa Industrial S.L. • Teléfono 93 292 40 90 • www.epiprensa.comepiprensa@epiprensa.comTodos los sectores  • Nota legal